Tips para aumentar los niveles de calidad en tu empresa:

Tips para aumentar los niveles de calidad en tu empresa:

Uno de los conceptos con más importancia en el exigente mundo empresarial en el que nos encontramos en la actualidad es el de la calidad, elemento que ayudará a tu empresa a tener mayor rentabilidad, rendimiento en la actividad y durabilidad en el mercado. Para alcanzar altos niveles de calidad se debe buscar, entre varios elementos, una buena Gestión de Procesos como base primordial en todo lo concerniente a la empresa como en estrategias de mejora continua, en la medición de satisfacción del cliente, estandarización, mejora en el manejo de solución de problemas, entre otros.

La Gestión de Procesos podrá ser tomada como un enfoque disciplinario que deberá ser aplicado en cada rincón de tu empresa, ya que, si todas las áreas son consistentes y se encuentran alineadas frente a las metas deseadas por la empresa, alcanzar niveles altos de calidad será más rápido y sencillo que si cada área maneja las situaciones a su parecer.

Te aconsejamos aplicar lo siguiente:

  1. Compromete desde lo más alto: Si desde la dirección y los altos mandos de la empresa se ve el compromiso frente a la mejora, será más fácil que el resto de la empresa se comprometa, teniendo a sus líderes como guías en el proceso.
  2. Identifica lo que deseas lograr: Es importante tener como enfoque no solo la calidad, sino también metas o aspectos a los que tu empresa deba dar respuesta, por ejemplo: aumento del número de ventas, del porcentaje de satisfacción de tus clientes, alianzas estratégicas con proveedores o fidelización de tus empleados. Para una buena Gestión de Procesos es importante que tengas fija tu mirada y tus esfuerzos en una meta.
  3. Sensibiliza y entrena de manera constante: Ahora que sabes que meta o metas tiene tu empresa, es hora de comprometer a todos a alcanzarla, pero ojo, evita que tus empleados se sientan obligados, trabajar de una manera amena y fluida es importante en una buena gestión. El liderazgo es la clave.
  4. Desarrolla los procesos y se creativo: Cada meta necesita de un proceso diferente, es por eso que deberás trabajar con tu equipo para descifrar la mejor manera de alcanzar esos objetivos establecidos.  
  5. No tengas miedo a equivocarte: Hay ocasiones en las cuales se llevan a cabo procesos que no terminan siendo realmente útiles, no dejes que esto te desanime ni desanime a tus empleados. Monitorea constantemente los procesos que desarrollaste, contrólalos y mantén mediciones de productividad que te permitan ver realmente los resultados y de esta manera, en el punto en el que veas que no se ha generado cambio positivo, ¡podrás implementar los cambios necesarios y redireccionar el proceso!